El blog de Carlos Rodríguez

Asustado, como todas las mañanas, el zumbido del despertador me remite sin piedad a la realidad cotidiana. Mis pies empiezan a adivinar el frío invernal que deambula por la calle. Es hora de tomar un café, recomponer la cabeza, y programar la rutina como si fuera nueva, pero no hay nada nuevo. El reloj que […]

Poyales del Hoyo, un pequeño pueblo colgado en la falda de la Sierra de Gredos, acoge un museo especial, casi único en el mundo, el museo de las Abejas del Valle. Llego a la tarde, cuando la puesta de Sol tinta la vegetación de un color especial y los árboles bíblicos del lugar emanan sosiego.
Con unas imágenes dignas de cualquier reportaje de élite, enseña diariamente desde niños a mayores el pulso vital de las abejas: su organización, su comunicación, el trabajo cotidiano, la crianza y la lucha por la supervivencia. ¿Pero realmente enseña?… no…no enseña; Gerardo trasmite esa pasión por algo bello y perfecto: la vida de unos insectos que están en el sitio donde han estado siempre.
La Humanidad ha trazado una línea divisoria envolvente, estúpida y utópica con la Madre Tierra; pero Gerardo, con su aula-museo, nos transmite que nosotros somos parte del mundo, que las abejas son una comunidad inteligente y que nos superan en eficacia y belleza.
Cuando terminas de ver las imágenes te queda un poso de estupidez ….. compararme con los insectos, es casi inevitable.
Gracias Gerardo, tú lo sabes resumir : “Conocer es aprender a amar”.
Dejo a Gerardo con la promesa de volverlo a visitar en el aula- museo de Colmenarejo, cuando los olores de la jara empiezan a inundar la noche.

CAM00247

Nube de etiquetas

EL OJO DE PAPEL

El blog de Carlos Rodríguez

El blog de NATALIA SARA

LO QUE NO SE COMUNICA NO EXISTE | Comunicación Estratégica - Comunicación de Crisis

PARA QUÉ ESCRIBIMOS

Blog de Manuel Cardeñas Aguirre